El desnudo en fotografía E-mail
Escrito por Diego Förster

Fotografía íntima: Desnudo
En cualquiera de sus modalidades, la fotografía es expresión, es un vehículo de comunicación visual entonces, de acuerdo al mensaje que se busca trasmitir mediante imágenes fotográficas de cuerpos desnudos, no es lo mismo hablar de Desnudo, de Desnudo Artístico, de Erotismo y Arte erótico porque son estilos diferentes que transmiten sensaciones distintas.

De igual manera, no es lo mismo hablar de esos mismos estilos cuando son fotografías realizadas con objetivos COMERCIALES que cuando se hacen con un objetivo PERSONAL. Entre lo comercial y lo personal hay divergencias muy claras: lo comercial es público y o con ánimo de lucro o publicitario, en tanto que lo personal es relativo a estilos de vida, a cuestiones de carácter privado o INTIMO y por eso es que yo lo ofrezco como Servicio de Fotografías Íntimas.

Ya sea con objetivos comerciales o personales, al hablar de fotografías que involucren personas desnudas podemos definir los estilos de la siguiente manera:

Fotografía de Desnudo son aquellas que presentan cuerpos parcial o totalmente desprovistos de vestiduras, retratados por real o aparente casualidad y en real o aparente espontaneidad con lo que se crea una sensación documental.

Las fotografías de Desnudo Artístico presentan cuerpos parcial o totalmente desprovistos de vestiduras y las imágenes se confeccionan mediante una planeación y preparación basada en lineamientos dados por el arte (composición, encuadre, teoría del color, etc.).

Las fotografías Eróticas o Erotismo poseen una incitación sexual velada o ligeramente explícita pero enmarcada en una real o aparente casualidad y en real o aparente espontaneidad con lo que se crea una sensación documental.

El Arte Erótico es incitación sexual, velada o ligeramente explícita que se confecciona mediante una planeación y preparación basada en lineamientos dados por el arte (composición, encuadre, teoría del color, etc.).

Fotografías íntimas: Desnudo
En internet estos términos se manejan a la ligera y, cuando se habla de desnudo en fotografía y se presenta como un servicio más que ofrecen bastantes fotógrafos, podría parecer que no hay que ponerle ni pisca de misterio al tema de producir o protagonizar fotografías de desnudo porque, supuestamente, es algo común que muchísimos hacen…

Pero, de acuerdo a mis experiencias, NO como fotógrafo sino como un simple habitante del mundo que admira el desnudo y le fascina lo erótico, el asunto no es así de sencillo porque las fotografías íntimas, en cualquiera de sus estilos, hacen parte de esos temas morales polémicos y, por su mismo carácter, no es un asunto que la gente se atreva a exponer con libertad ni con absoluta franqueza.

Es que no podemos olvidar que al hablar de fotografía “íntima” se incurre en dos formas de intimidad: La primera surge en el mismo momento en que un ser humano se expone desnudo ante una cámara y ante un desconocido para obtener una imagen fotográfica; no solo expone su cuerpo, también expone su intimidad psíquica… y todo en conjunto hacen al protagonista vulnerable.
La segunda forma de intimidad radica en el uso personal, privado o INTIMO que el (la) protagonista le quiera dar a las imágenes fotográficas obtenidas.

Comunidades

Activistas de algunas ciudades de Europa, la cuna de la cultura, han logrado impedir que artistas célebres expongan esculturas y obras pictóricas de desnudo artístico en sitios públicos; situaciones por el estilo se han presentado en ciudades de Estados Unidos, siendo tan liberales, donde no solo ocurren hechos similares sino hasta más extremos porque se han visto casos en que demandan legalmente a personas que publican desnudos personales o semidesnudos en páginas sociales… Me consta un escándalo en Estados Unidos que demandaron a una señora por publicar en FaceBook una foto en que aparece amamantando a su bebé pero se le alcanza a ver el otro seno desnudo.

Tratando de entender los argumentos de los querellantes: el lío no está en que se exhiba lo que cada cual haga en su intimidad sino que lo exponga púbicamente de una manera agresiva o imprudente porque, si de los derechos de la gente se trata, lo agresivo o imprudente consiste en que se les viole a otros el justo derecho a elegir si quieren ver o no ver ciertas imágenes de situaciones íntimas que protagonizan terceros.

En el caso de las esculturas y pinturas de desnudo, la discusión no se dio porque fueran pornográficas o artísticas, el asunto es que, al exponerlas en sitios públicos, no le dan al transeúnte desprevenido la opción de elegir: se topan con ellas y terminan viéndolas así no quisieran verlas… Y lo mismo le ocurre a los cibernautas en las redes sociales puesto que navegan desprevenidamente y no esperan encontrar algo de carácter íntimo que simplemente no quieren ver...

Cada vez son más los países que promueven leyes que le dan un orden a estos asuntos de tal forma que se protege a los menores al tiempo que se protegen los derechos de los extremadamente conservadores pero sin quitarles derechos a los más extrovertidos y libre-pensadores porque estos pueden exponer sus intimidades en sitios o comunidades concebidas para este fin.Íntima: Desnudo artístico

Por esa razón es que los sitios para adultos con contenidos explícitos y desnudos deben colocar una advertencia previa que notifique a los cibernautas que están a punto de acceder a un contenido sexual o desnudo explícito (parecido a lo que hacen las programadoras de televisión) y de esta forma es que a nadie se le toma por sorpresa y tiene la opción de seguir viendo o evitarlo.

Los seguidores del desnudismo contamos con playas nudistas, clubes de saunas y baños turcos al igual que en internet existen miles de comunidades virtuales privadas y públicas en donde la gente puede exponer toda clase de contenidos íntimos incluyendo fotografías, videos y relatos para compartirlos y o para contactar personas que compartan sus mismos intereses.

El hecho de publicar fotografías íntimas en redes o comunidades de carácter adulto no le quita a sus fotos personales el carácter de ÍNTIMAS puesto que siguen haciendo parte su intimidad sino que, al estar publicadas en estos sitios, simplemente quedan asociadas al estilo de vida de las personas, asunto que también hace parte de su intimidad.

Entornos

Desde finales del siglo XX, la mentalidad de la sociedad colombiana ha cambiado muchísimo: Hoy en día abundan los Sex Shop pero ahora no pintan como antes sus vidrieras para cortar la mirada de curiosos sino que exhiben sus productos abiertamente en vitrinas a la vista de todo público… También vemos Clubes o Bares Swinger con letreros y publicidad que hacen evidente su razón de ser.

En casi todos los periódicos encontramos publicidad de prostíbulos y de acompañantes independientes que ofrecen francamente servicios sexuales a hombres, mujeres y parejas… Y ni hablar del Internet donde abundan las páginas colombianas que ofrecen ayudas y juguetes sexuales, páginas de acompañantes, páginas de contactos íntimos para parejas swinger y para solitarios o solitarias heterosexuales, bisexuales, lesbianas y homosexuales…

Todo esto era inimaginable hace 15 años pero, por fortuna, hoy en día todos podemos buscar, ofrecer y encontrar fácilmente lo que se nos antoje en temas sexuales y hasta podemos publicar anuncios gratuitamente en las innumerables páginas que existen para este propósito entonces, ¿Porqué extrañarse con que cada día sea más frecuente que hombres, mujeres y parejas acudan a fotógrafos profesionales para tomarse unas fotos íntimas?

Sin embargo seguimos coexistiendo en medio de una sociedad que, más que complaciente, se ha visto obligada a tolerar los cambios pero que no perdona a quienes hacen sus cosas de una manera evidente, entonces la prudencia es muy importante puesto que no se puede hacer nada que dé lugar a caer en boca y en las garras de una sociedad que cobra duras cuentas a quienes se atrevan a desafiarla.

Sin importar cuales sean sus motivaciones, son muchas las personas, especialmente mujeres y parejas, que desean tener sus propias fotografías íntimas profesionales pero se ven enfrentadas a muchos temores y riesgos por los cuales varias abandonan la idea.

El principal temor es que el asunto termine convirtiéndose en problema, ya sea porque se haga con un fotógrafo inadecuado que no satisfaga las expectativas o, lo más importante, que el fotógrafo sea un inescrupuloso que no respete la confidencialidad…

Para la gran mayoría sería un grave problema que sus fotos íntimas queden a la vista pública o que caigan en manos de alguna persona cercana, entonces el otro temor que surge consiste en la tenencia y en cómo lograr una custodia adecuada para que las fotos no las vea nadie que tenga acceso a su computadora, al CD o al sitio donde piensa esconder las fotos impresas.

El principal riesgo es a cuenta de todo lo que tiene que ver con la seguridad. Casi siempre los o las interesadas se ven abocadas a buscar y a presentarse SOLAS ante un fotógrafo… Parece absurdo pero es una realidad que la gente no pueda comentarle a sus amistades o familiares que quiere hacerse unas fotos íntimas y así lograr que alguien les recomienden un profesional de confianza, que sea respetuoso, que haga un buen trabajo fotográfico y con el que no se corra el riesgo que después haga públicas las fotografías.

Lo cierto es que, socialmente hablando, no se puede ignorar que todo lo que se salga de la norma o que revele una actitud más carnal de lo usual o un sentir más liberal, produce señalamientos o actitudes excluyentes y eso conduce a que las personas se cohíban de comentar pensamientos, fantasías y deseos de carácter íntimo con familiares o con sus amistades por miedo a que se les prejuzgue y sean víctimas de reacciones negativas.

Intiima: Fotografía erótica, pareja
Gran parte de esas reacciones negativas contra todo lo que tenga que ver con sexo, desnudo y erotismo hace parte de ese juego de doble moral que siempre ha existido en las sociedades y, sin poner en duda que efectivamente existen personas con conceptos morales radicales y que su vida privada es acorde con la moralidad que promulgan, tampoco dudo que las más extremas críticas provienen de individuos que se esmeran por aparentar una extrema línea de moralidad que es absolutamente opuesta a lo que hay en sus mentes maliciosas y en su vida privada…

En el entorno laboral este asunto es más delicado y paradójico puesto que el hallazgo de una fotografía íntima (así sea artística) protagonizada por un miembro de una organización, causa un revuelo brutal y usualmente le cuesta el empleo a su protagonista.
Lo paradójico del asunto es que las reacciones en este sentido sean tan radicales pero que no se reaccione de igual manera frente a los casos de acoso sexual o de sabida promiscuidad por parte de otros miembros de la misma organización.

¡Todo el mundo lo hace!

Detesto las comparaciones y las justificaciones, sin embargo comprendo y acepto que a las personas les quede más fácil seguir o emular que sentirse las primeras o únicas en dar ciertos pasos.

Que una amiga muestre sus fotos y otra se antoje y quiera emularla está bien, pero es diferente que la pareja tenga el capricho y presione a su mujer para que se haga unos desnudos fotográficos… Tomar la decisión de protagonizar unas fotografías íntimas es un asunto muy privado que no debe obedecer a presiones ni a manipulaciones de otros sino a un deseo por convicción personal.

Decir que es muy común que la gente se tome fotos íntimas es tan falso como asegurar que a todo el mundo le gusta el futbol, entonces no es válido ni sano que amantes, novios o esposos, por su propio interés, usen ese y otros argumentos para intentar convencer a indecisas.

Una poderosa y válida razón puede ser la de QUERER darle gusto a su pareja, pero que deja de tener validez cuando la persona se siente mal de solo pensarlo porque es un tema que sobrepasa sus creencias, su pudor y o sus temores.

A pesar de todo lo que se pueda especular lo cierto es que hay quienes se deciden y se lanzan a su aventura fotográfica y, en su mayoría, hacen un gran esfuerzo para vencen sus temores, hacen todo lo posible para controlar los riesgos y terminan haciéndose sus fotos con la complicidad de alguien o solitas a escondidas... (muchas veces les toca solas para no dañar la sorpresa que le quieren dar a sus parejas).

Mi trabajo es lo que me ha dado la fortuna de vivir varias de las satisfacciones más grandes de mi vida: Es maravilloso ver la sonrisa de una mujer orgullosa, feliz y algo incrédula admirando sus fotografías...

Te invito a visitar mi página dedicada al desnudo artístico: www.alkalua.com