GLOBESIDAD Imprimir E-mail
Escrito por Dr. Edgardo Hurtado C.

Comida  en desorden, adicción a la comida o comida compulsiva.


En mi condición de médico comprometido con la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, he aprendido que a los pacientes con kilos de más, sobrepeso-obesidad, debemos saber cómo ayudarlos, para que   ellos mismos descubran una solución que les permita conseguir ese peso saludable, y mantenerlo.

El tema sobre el que escribo es motivo de conversación coloquial, de revistas de farándula, y hasta de editoriales de prensa. Podríamos decir que es un tema de moda. Considero que a nivel de salud pública no estamos haciendo lo suficiente y que  a quienes más  estamos atendiendo,  es a las personas que tienen complicaciones relacionadas con el exceso de  peso, por ejemplo:

-Complicaciones cardiovasculares: Infartos, hipertensión y otros problemas vasculares relacionados con el exceso de ingesta alimentaria.

-Complicaciones metabólicas como diabetes y/o trastornos en el metabolismo de los lípidos.

-Complicaciones del sistema osteo-muscular: agravación de artrosis, Reemplazos articulares y ciáticas favorecidas por el sobrepeso. 

-Complicaciones Respiratorias: Apnea del sueño y otros trastornos respiratorios.

Con el instrumento legal de la tutela, en casos de obesidad mórbida, se logran algunas intervenciones heroicas cuando la vida del paciente está en grave riesgo. Esto sin duda   ha salvado  muchas  vidas;  pero  el ideal  es  procurar  no llegar  a estos extremos, ya que aunque se logra reducir el peso corporal y se disminuye el riesgo cardiovascular, muchos órganos ya  pueden tener  un daño irreparable.

Para dimensionar la realidad del tema, transcribo textualmente parte del editorial del Tiempo del sábado 12 de junio  de 2004, que  aún es válido, y según estadísticas  hoy estamos peor.

“En 1945, las naciones unidas fundaron la FAO, una agencia encargada de luchar para que todos los habitantes de la tierra puedan comer. Tres años más tarde crearon la organización mundial de la salud (OMS), cuya misión es conseguir el máximo nivel de salud para los terrícolas. Más de medio siglo después, el problema nutricional ya no es solo de la FAO, sino, sobre todo, de la OMS.

Hoy según Derek Yach, uno de los científicos de cabecera de la entidad, “los problemas de exceso de peso y obesidad afectan a un número mayor de gente que la desnutrición”.
Hay que comer adecuadamente... COMER SANO
Más de la mitad de las muertes en el mundo se debe a la mala alimentación. Tres cuartas partes de los adultos sufren de sobrepeso. Lo que se ha descubierto con el paso de los años y el avance de la ciencia, es que no basta con comer: hay que comer adecuadamente.”

La misma OMS ha acuñado un término para designar esta “transición nutricional”: GLOBESIDAD

En nuestro país es  importante  saber que en estudios epidemiológicos  recientes, acerca de sobrepeso,  en pacientes mayores de 30 años;  a nivel urbano y con  predominio claro del sexo femenino  se encuentra una prevalencia del 40 por ciento,  y de ellos,  un 10 por ciento son casos de obesidad.

¿Cómo se diagnóstica?

Hay varias maneras de hacerlo, algunas muy científicas y complicadas y otras muy sencillas y válidas. Actualmente se propone que la sola determinación de la circunferencia de la cintura puede ser suficiente para categorizar, según el género, el riesgo de complicaciones metabólicas.

Si se pasa de 94 cm. en el hombre, o de 80 cm. en la mujer; ya hay  una  mayor  probabilidad  de  enfermar y muchas  veces  incomodidades  por  lo que  en la imagen,  esto representa.

Entonces lo que en la práctica se ve, son personas con exceso de peso,  indicación para disminuir este riesgo de salud, y algunos con dificultades para lograr el objetivo. 

Ahora vienen las preguntas frecuentes: ¿Qué hace que unos sean gordos, otros flacos y otros normales?

¿Que hace que algunos rebajen peso fácilmente y se mantengan, mientras otros no lo puedan  hacer?

Ahí comienza lo difícil pues, las causas de esta tendencia  son muy variadas y los estudios no han llegado a conclusiones definitivas ni únicas.

Sobrepeso-obesidad, es el resultado de consumir más calorías que las calorías gastadas...Lo cierto sin duda, es que hay una predisposición biológica, y que el funcionamiento del metabolismo no es igual para todas las personas. Esto sigue siendo motivo de investigación. Hay causas orgánicas como hipotiroidismo y otras patologías, que deben ser estudiadas por el médico quien con los exámenes correspondientes debe llegar a diagnósticos precisos.

En la práctica lo más común es que este sobrepeso-obesidad, es el resultado de consumir más calorías que las calorías gastadas. Es   importante resaltar aquí los estilos de vida, como factor ambiental; nos encontramos con el facilismo para el exceso de ingesta y las dificultades para la práctica de ejercicio, con el resultado conocido: ganancia de peso, acumulo de grasa y mayores riesgos para la salud.

Los factores psicosociales, sí que son importantes en muchos casos. Circunstancias como, empleo–desempleo, amores–desamores, penas o alegrías, frustraciones, son algunos de ellos. Las condiciones de vida moderna facilitan esto de múltiples formas: el sedentarismo y el stress, la facilidad para conseguir golosinas y la sensación placer que produce el acto de comer con la satisfacción al hacerlo. Esto puede llevar   a sentimientos de culpa por este comportamiento, que a su vez genera stress y nuevamente ingesta de alimentos no convenientes con el consabido resultado: más sobrepeso, y así se forma un círculo vicioso que debemos intentar cortar, por la salud del individuo.

Planteado así el problema viene la respuesta: desde el punto de vista médico, los servicios de salud y en general la medicina, ayudan a un porcentaje de personas que muy juiciosas logran hacer dietas adecuadas y cambiar sus estilos de vida; algunas a veces, con ayuda de medicamentos que por diferentes mecanismos de acción permiten a algunos pacientes lograr resultados. Sin duda, esto tiene costos y efectos secundarios y deben ser prescritos siempre por médicos debidamente certificados. ¡Lástima que muchas veces no es así!

Pero…Hay otro grupo de pacientes que no han podido con las dietas, y muchos menos han logrado siquiera consultar por su problema; teniéndolo, viviéndolo y sufriéndolo; o que  si bien, han consultado, no se han sentido lo suficientemente comprendidos por quienes los atienden.

El acto compulsivo se da en una persona que repite actos que aun sabiendo que no le convienen...Al contrario, muchas veces lo que nos relatan es sentirse rechazados o maltratados por su condición ocasionando a veces esto un estigma, una dificultad emocional, una alteración en la calidad  de vida. Sienten incapacidad de controlar su forma anormal de comer, comen por placer y no se satisfacen, pues esto les ocasiona daño físico y/o emocional.

El problema de comer en desorden, en algunos casos, es un claro problema de comportamiento, un problema de compulsión.

El acto compulsivo se da en una persona que repite actos que aun sabiendo que no le convienen, irresistiblemente los repite y es  aquí  en donde  se puede  entrar  en la adicción a la comida, comer para  complacerse transitoriamente y luego sufrir  por las consecuencias de  esa comida: exceso de peso.

Hay un trastorno en la voluntad, esto lo explicará la ciencia a nivel de los neurotransmisores del cerebro. Aun hoy  es tema  de estudio. Lo que se ve, es un trastorno del comportamiento: una adicción a la comida y las consecuencias físicas y emocionales que esto trae. El individuo sufre por que come y sufre si no come. Es decir, tiene un trastorno alimentario. Sin ser el único si es el más frecuente.

Los trastornos alimentarios están bien definidos por la medicina, pero solo son bien conocidos por los especialistas en el tema. A nivel general se sabe que existen; pero su diagnóstico no es fácil, por diversos motivos.

La primera razón es que el paciente por su propia enfermedad, la niega y con frecuencia se aísla de distintas maneras. La segunda en general, es por desconocimiento del tema, aun a nivel de los servicios asistenciales.

Algunos criterios diagnósticos básicos  entre otros son:

- Comer en un periodo limitado una cantidad de alimento mayor del adecuado.

- Sentimiento de falta de control o  sensación de no poder parar de comer,  ni controlar lo que se come.

- Comer más rápido de lo habitual.

- Ingerir los alimentos hasta sentirse desagradablemente lleno.

- Consumir grandes cantidades de comida, aun sin sentir hambre.

- Sentirse decepcionado, deprimido o culpable por la sobre-ingesta.

Los síntomas anteriores deben presentarse por lo menos dos veces en la semana, durante los últimos tres a seis meses.  

Al revisar con atención estos criterios diagnósticos, nos damos cuenta que  por lo general no son fáciles aceptar por parte del paciente  y que  sus comportamientos,  son los que lo llevan al sobrepeso. Por lo general el individuo hace negación  o burla  de su conducta. Este  mensaje  va para  aquellos que teniendo la dificultad  o para familiares y amigos que viendo las consecuencias de la misma quieran conocer un poco más el tema  en busca  de una solución de verdad.  .

El verdadero problema no son los kilos de más, el problema no está en la balanza… Los kilos de  más   son  la  consecuencia de un desorden en el comer, que por lo general  expresan un problema de fondo.

En  algunos casos, estos problemas pueden ser emociones no resueltas, que el individuo compensa  comiendo compulsivamente, sumado   lo anterior a malos hábitos y factores ambientales favorecedores. En algunos  casos es  necesario pedir ayuda profesional.

Si una persona come en desorden  y cree que está  volviéndose adicto a la comida  o que come  compulsivamente y quiere orientación y ayuda, existen grupos de autoayuda, gratuitos. Se puede buscar en Internet, por ejemplo:
www.oacolombia.org, entre otros.



Edgardo  Hurtado C.
Medico  Homeópata
Tratamientos para adelgazar.

Adelgazar SÍ es posible.

Tel. 2131644
Cel. 320 207 3110

Email:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Calle 114A  45-32 consultorio 303
Centro Comercial Alhambra Plaza.

Bogotá / Colombia